domingo, 5 de julio de 2015

Algunos deseos.

Quiero ver a Venezuela con teatros en todas las esquinas, quiero más museos que relaten nuestra historia, quiero visitar un parque que luego pueda ser visitado por mis hijos, y les cuente las veces que en sus terrenos algún deporte se practicaba o simplemente cuando me sentaba en la grama, ver personas y familias conversando en las plazas, quiero sentir nuevamente la frescura de sus calles, quiero que en los barrios las puertas puedan dormir abiertas, quiero que en las navidades la distancia no sea inconveniente para abrazar a quien deseas, quiero ver a esos padres que no olvidan que la educación que reciben sus hijos en la escuela no es la única que deben obtener, quiero competencias sanas en las que se descubran a personas con talento, quiero escuchar el "buenos días" en el ascensor, quiero salir de noche sin peligro alguno, quiero que las paredes con arte sean decoradas, quiero que la sangre derramada sea solo un mal recuerdo, aunque ver irse a un ser querido de manera injusta sigue siendo algo que no entiendo, quiero ver que en momentos difíciles todos formemos una unión, quiero ver fundaciones que se acuerden de los olvidados, quiero ver al niño que jugaba "pelotica de goma en el callejón" cumpliendo su sueño de triunfar en el béisbol, quiero ver a La Selección en su primer mundial, quiero ver al señor del taxi ejerciendo su profesión, quiero ver venezolanos ir a triunfar al exterior, y cada vez que vuelvan de sus viajes encuentren un país mejor, quiero que el aeropuerto ya no sea un "hasta nunca", quiero utilizar productos hechos por venezolanos, quiero comer alimentos hechos en nuestra tierra, quiero que ya no exista la frase "desigualdad social" y que todos puedan surgir sin necesidad de haber tenido dinero, quiero ver independientes a todos los ciudadanos que habitan esta nación, quiero que todos tengan oportunidades para alejar la pobreza de sus cabezas. 
Son tantas las cosas buenas que merece Venezuela, escribirlas todas no sería nada fácil. Quiero que Venezuela sea como la soñamos, por los momentos solo suena a utopía, pero luchar juntos es nuestra única y mejor vía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario