domingo, 12 de julio de 2015

Nadie piensa.

El planeta llamado “Tierra”, único lugar estable conocido por la raza humana; está siendo destruido de manera inhumana. Lo maltratan a diario, despiadados empresarios hacen del océano el baño de sus industrias, nos quitan árboles y a cambio solo nos dan aire irrespirable que de seguir así ya no habrá montaña que nos salve. Experimentos con animales y cualquier tipo de atrocidades que quieren hacer creer que son necesarias, como las armas nucleares, las fronteras entre países y los ejércitos que se crearon solo por paranoia de algún político y que, de no tenerlos y de no existir ambición o la maldad, no existirían las guerras.

Llevamos siglos habitando este paraíso temporal, y no nos estamos haciendo recordar por nada bueno, y al parecer aún no se terminan de enterar de que la naturaleza no debe adaptarse a nosotros, nosotros debemos adaptarnos a ella.

¿Vale la pena conducir todo a la destrucción solo por un beneficio personal y que al mundo en nada ayudará? Y duele pensar que cuando ya no existan especies animales, o vegetales, solo pensarán en huir a otro lugar que también puedan destruir. Seguramente algún día volveré a escribir sobre esto, pues no se podría expresar todo el descontento en un solo texto, y lamentablemente, aunque quiera que las cosas cambien, van a seguir tirando al planeta por un desagüe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario