jueves, 16 de julio de 2015

Nunca dejes de soñar solo por miedo. Nunca dejes que el "qué dirán" o el "qué opinarán de mí" alejen tus posibilidades de ser lo que quieres o de ser feliz. Nunca te limites a dejar tus metas en solo sueños. Recuerda que al final, eres el único dueño de tu vida, y el único responsable de tus experiencias serás tú mismo; nadie tiene derecho a decirte lo que debes o no hacer. Nunca olvides las caras de las personas que te apoyaron, y tampoco olvides a quienes nunca estuvieron contigo, pues estos últimos irán corriendo hacia a ti una vez que triunfes.
La vida es muy corta como para estar de año en año pensando en qué hubiera pasado si te hubieses arriesgado. Si sientes pasión por algo solo atrévete, no importa cuál sea el resultado, la meta es sentirte bien porque lo intentaste y porque siempre que quieras puedes volver a probar, y triunfar sin importar cúanto tiempo lleve, y en caso contrario, las experiencias siempre te serán útiles para tus nuevas metas e intentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario