domingo, 11 de septiembre de 2016

Debate entre La Locura y La Cordura.

Y sí, a veces me lleno de esperanzas 
Suelo tener bajones de ánimo 
Y también pequeñas dosis de ilusión.

En ocasiones pienso que ya perdí la cabeza,
Que mi cordura y mi razón se fueron por ahí a pasear
O quizá a hacer el amor 
Y demostrarse lo que en 18 años no se habían demostrado.

En fin... que sean muy felices; yo sin ellas estoy bien,
Como les decía, en ocasiones pienso que he perdido el juicio
Es como si ahora simplemente me importara un bledo la lógica de su amor por mí
O, por ejemplo, la congruencia o incongruencia que hay en sus estúpidas explicaciones sobre el porqué de nuestra inexistente relación.

Incluso, hasta pienso que estando loco podría superarte por completo.
Ahora hasta pienso que te he suplantado por el café negro que suelo tomar cada tarde en la que ya no estás
Actualmente, trato de ahogar mis neuronas en cualquier objetivo...
Cualquier otro objetivo que haga parar tu recuerdo al olvido.

Aunque no lo niego, una vez habiéndote superado, espero volver a estar cuerdo
Eso claro si mi razón y mi cordura no deciden hacer una vida juntas 
Tener unos hijos que, a su vez, desarrollen alguna otra enfermedad mental 
Que pueda sustituir al amor sin dolor alguno.

En fin, por ahora, me gusta estar así
Sin rumbo ni consciencia, sin creer, sin ver, sin sentir.
Por ahora solo quiero seguir diciendo incoherencias sin que me juzguen.

Solo resta pedir disculpas por tanto disparate, incluso disculpas por esta última estrofa que ni siquiera hace consonancia con el resto del “poema”, pero no es fácil tratar de estar cuerdo para escribirles algo más o menos decente que puedan entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario